Ten cuidado cuando te truenes el cuello: a un hombre de 28 años le dio un derrame cerebral

Ten cuidado cuando te truenes el cuello: a un hombre de 28 años le dio un derrame cerebral

Josh Hader tenía un cuello adolorido, por lo que trató de estirarlo y lo dislocó accidentalmente. Lo siguiente que supo fue que el lado izquierdo de su cuerpo comenzó a adormecerse.

Fue a la cocina por una bolsa de hielo pero no podía caminar derecho. “Seguí caminando casi a un ángulo de 45 grados hacia la izquierda”, dijo.

Hader, de 28 años, de Guthrie, Oklahoma, tuvo un golpe grave al hacerse tronar el cuello.

El doctor Vance McCollom, quien lo atendió en el Mercy Hospital, dijo que el derrame cerebral le cambió la vida pero pudo ser peor.

“Cuando se hizo tronar el cuello, se desgarró las arterias que van al hueso del cuello, donde el cuello se une al cráneo en la base del cerebro”, dijo. “La forma en que torció el cuello causó una bisección”.

El suegro de Hader lo llevó a la sala de emergencias, donde los trabajadores de la salud le administraron TPA, que rompe los coágulos, dijo Hader. Después de eso, fue trasladado al Hospital Mercy más grande y estuvo en la unidad de cuidados intensivos durante cuatro días antes de ser enviado a terapia para pacientes hospitalizados.

“Cuando llegó, Hader tenía entumecimiento, debilidad, visión doble y su lado izquierdo estaba adormecido”, dijo McCollom.

Un arteriograma mostró que la arteria estaba comprometida por el desgarro y causó un derrame cerebral. “No pudo caminar en línea recta. Siguió cayendo”, dijo McCollom.

El episodio ocurrió el 14 de marzo. Ahora, después de la rehabilitación, Hader puede vivir de forma independiente.

“Actualmente puedo caminar sin una andadera o bastón, pero me canso mucho más rápido que antes. Mi equilibrio aún no está del todo bien, pero no es terrible”, dijo.

“Mi lado izquierdo se estremece un poco y se siente más pesado de lo que solía sentirse. Tampoco tengo tanto control de ese lado como antes. Mi lado derecho no siente un dolor agudo o la sensación de frío o caliente”.

“Estoy bien emocionalmente. Como dije antes, todavía es una lucha caminar largas distancias, pero está mejorando mucho”, dijo.

Hader tuvo que usar un parche en el ojo durante varias semanas porque el nervio estaba lesionado, causando debilidad en uno de los músculos que se dirigían a su ojo.

Uno de los peores efectos secundarios de la apoplejía fue, por extraño que parezca, el hipo, dijo Hader.

“Fueron terribles. Literalmente, dos semanas de hipo directo desde que ocurrió el derrame cerebral. Hacia el final, me hacían casi imposible respirar por unos segundos, y eso fue aterrador”, dijo.

McCollom dijo que cree que los contratiempos se produjeron debido al lugar donde ocurrió el derrame cerebral, en la base del cerebro.

Dijo que no es la primera vez que ve a alguien con ese tipo de ataque.

“Tenemos pacientes que vienen al hospital con cosas más serias, debido a la manipulación quiropráctica, haciendo tronar el cuello por un profesional”, dijo, antes de sugerir: “Si quieres tronarte el cuello, truénalo de lado a lado, no lo tuerzas”.