Apagaron el respirador para conectar el aire acondicionado y lo mataron

Apagaron el respirador para conectar el aire acondicionado y lo mataron

Un hombre de quien se sospechaba que padecía Covid-19 murió en la India luego de que sus familiares desconectaran su respirador artificial para enchufar un aire acondicionado. El paciente de 40 años había ingresado a una Unidad de Cuidados Intensivos por presentar problemas respiratorios.

A pesar de que sus pruebas por coronavirus dieron negativo, las autoridades sanitarias decidieron trasladarlo a una sala de aislamiento por precaución, debido a que había estado en contacto con personas infectadas. Fue entonces cuando en el Hospital Maharao Bhimsingh, en el distrito de Kota, del norte del país, apagaron el sistema de ventilación como medida preventiva para evitar la propagación del coronavirus.

Ese mismo día la temperatura exterior alcanzó los 41 grados. El calor en la sala de aislamiento se volvió cada vez más intenso, por lo que la familia del paciente decidió llevar un aire acondicionado portátil, sin notificar al personal sanitario. Al no encontrar ningún enchufe disponible, no tuvieron mejor idea que desconectar uno de los cables, que era ni más ni menos que el del respirador artificial que asistía al paciente.

Horas más tarde, el estado del hombre comenzó a empeorar y tras presentar complicaciones graves, finalmente murió, a pesar de los esfuerzos de los médicos por salvarle la vida. Hasta el momento no se presentó una denuncia formal hacia los familiares del fallecido. Sin embargo, las autoridades indias abrieron una investigación en el centro de salud donde ocurrió la muerte para esclarecer el caso.

Por su parte, el personal del hospital aseguró que la familia del muerto "se comportó mal" con los médicos que lo asistieron, pese a que hicieron todo lo que estaba a su alcance para salvarlo tras el insólito error de los involucrados.

Cifras alarmantes

India es el cuarto país del mundo más afectado por la pandemia de Covid-19. Los últimos registros indican que presenta unos 430.708 infectados y 13.780 fallecidos. En tanto, más de 240.000 personas lograron recuperarse de la enfermedad, según informaron las autoridades sanitarias del país asiático.

La región es una de las más complicadas de cara a las próximas semanas, debido a la creciente curva de contagios, que aumenta a razón de más de 10.000 por día.

 

FUENTE: CRONICA