Tres cordobeses en el Congreso de Tucumán de 1816

Tres cordobeses en el Congreso de Tucumán de 1816

Cómo cada 9 de julio, los argentinos recordamos una de las fechas más significativas para nuestra patria: el Día de la Independencia.

El proceso que concluyó con la decisión de independizarse de la corona española fue largo y repleto de discusiones entre los representantes de las diversas provincias. La relación entre Buenos Aires y el resto del país no transitaba su mejor momento, y se convirtió en uno de los puntos a resolver junto con la futura emancipación.

Cada provincia eligió un diputado cada 15 mil habitantes, y las sesiones del Congreso se iniciaron el 24 de marzo de 1816 con la presencia de 33 diputados de los 34 elegidos. El Congreso General Constituyente de las Provincias Unidas en Sudamérica se reunió en San Miguel de Tucumán.

El 9 de julio de 1816, los representantes firmaron la declaración de la Independencia de las Provincias Unidas en Sudamérica y la afirmación de la voluntad de “investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli” y “de toda otra dominación extranjera”.

De este modo, después del proceso político iniciado con la Revolución de mayo de 1810, se asumió por primera vez una manifiesta voluntad de emancipación.

Fueron 29 los diputados que se reunieron aquel 9 de julio y suscribieron el acta de Independencia declarada por el Congreso de las Provincias Unidas en Sud América. Por Córdoba estuvieron Eduardo Pérez Bulnes, José Antonio Cabrera y Jerónimo Salguero de Cabrera y Cabrera.

  • Eduardo Pérez Bulnes

  • José Antonio Cabrera

  • Jerónimo Salguero de Cabrera y Cabrera

En esa sesión no estuvieron presentes cinco diputados. Entre ellos, uno era cordobés: el presbítero Miguel Calixto del Corro, que estaba realizando una misión diplomática ante José Artigas.

El gobernador cordobés en aquel entonces era José Javier Díaz, quién había sido designado por el Cabildo a mediados de 1815, tras la renuncia de Francisco Antonio Ortiz de Ocampo, que gobernaba la provincia desde marzo de 1814. En septiembre de 1816, a pocos meses de la proclamación de la Independencia, le entregaría el mando a Ambrosio Funes, hermano del Deán Gregorio Funes.

Quiénes eran los cordobeses

Eduardo Pérez Bulnes egresó del Colegio Nacional de Monserrat y estudió derecho en la Universidad Nacional de Córdoba. Fue regidor del Cabildo, jefe de la policía y miembro de la legislatura antes de asumir su rol como diputado en el Congreso de Tucumán.

José Antonio Cabrera fue descendiente del fundador de la Ciudad de Córdoba, Jerónimo Luis de Cabrera. Al igual que el anterior, también estudió en la Universidad Nacional, y se recibió de licenciado en jurisprudencia. Fue procurador del Cabildo y miembro de la primera legislatura provincial.

Jerónimo Salguero de Cabrera y Cabrera fue otro estudiante del Colegio Nacional de Monserrat, y luego se recibió de doctor en jurisprudencia. Fue asesor y síndico del Cabildo, y ministro de hacienda del gobernador Díaz.

Miguel Calixto del Corro egresó, al igual que todos los anteriores, del Colegio Nacional de Monserrat y de la Universidad de Córdoba como doctor en Teología. En 1816 fue electo rector de la casa de altos estudios, pero a poco de haber asumido, se lo eligió como diputado en reemplazo del Deán Gregorio Funes.

Cabe destacar que Bulnes, Cabrera y Corro fueron expulsados del Congreso a principios de 1817 por oponerse a la intención de trasladarse a Buenos Aires. Salguero fue el único que continúo por decisión propia.